-20%

El mal. Un desafío a la filosofía y a la teología

Ricoeur, Paul

$11.900

$9.520

Quedan sólo 0 unidades

Cant:

A G O T A D O
El efecto más visible de esta extraña experiencia de pasividad que yace en el corazón del obrar mal es que el hombre se siente víctima precisamente por ser culpable. Similar desdibujamiento de la frontera entre culpable y víctima se observa cuando se parte del otro polo. Puesto que la punición es un sufrimiento que se considera merecido, ¿quién sabe si todo sufrimiento no es, de una u otra manera, el castigo por una falta personal o colectiva, conocida o desco- nocida? Esta interrogación, que verifica incluso en nuestras sociedades secularizadas la experiencia del duelo (...) recibe un refuerzo por parte de la demonización paralela que convierte el sufrimiento y el pecado en expresión de las mismas potencias maléficas. Tal es el fondo tenebroso, jamás desmitificado por completo, que hace del mal un único enigma.

ISBN: 9788461090020
N° Edición: 1
N° páginas: 72
Año: 2011
Tamaño en cms.: 11 x 19
Tipo de edición: Rústico

Despacho

Retiro en tienda o despacho dentro de un plazo de 5 días hábiles desde el día de despacho, a excepción de la zona norte extrema de nuestro país en donde puede demorar hasta 8 días hábiles. Lee más aquí

Cambios y Devoluciones

Se podrá solicitar el cambio o la devolución si el producto presenta fallas de origen o si no cumple con las características anunciadas. Lee más aquí

Ricoeur, Paul

(1913-2005). Estudió el pensamiento católico existencialista de Gabriel Marcel e impartió clases en la Sorbona de París, en la Universidad de Nanterre (hasta 1970) y en la de Chicago (Estados Unidos), donde en la actualidad es profesor emérito de Teología. Su obra ha tenido una amplia repercusión, aunque ésta no se haya traducido en un reconocimiento público. La amplia variedad de temas y la profundidad con que éstos son tratados en sus ensayos ha impedido que se generara en torno a su figura el culto del que han disfrutado otros intelectuales franceses. Por el contrario, Ricoeur ha intentado reconciliar en sus trabajos distintas perspectivas, tales como la fenomenología, el existencialismo, la hermenéutica, el psicoanálisis, el estructuralismo, la teoría narrativa y la desconstrucción, y ofrecer una concepción conciliadora que con tanta frecuencia es olvidada en favor de un marco de investigación único. Los primeros textos publicados por Ricoeur trataban sobre la filosofía de Edmund Husserl, Martin Heidegger, Karl Jaspers y Gabriel Marcel. En trabajos posteriores, como La Simbología del Mal (1960), desarrolló una teoría de la interpretación basada en la tradición secular y en el pensamiento religioso bíblico. Su objetivo principal era la búsqueda de un método que compaginara las exigencias del pensamiento ilustrado actual (desmitologizador) con las de un enfoque teocéntrico (o fideísta) clásico, es decir, una concepción que identificara la verdad con una sabiduría recibida a través de la revelación divina o interior. Sólo de esta forma sería posible evitar los excesos del dogmatismo religioso, por un lado, y la constricción del planteamiento racionalista, por otro, opaco a todas las fuentes de percepción imaginativa. En este sentido, Ricoeur ha intentado repensar la antigua lucha (como ya la describía Platón) entre poesía y filosofía, fe y razón, o intuición creativa y entendimiento autocrítico ilustrado.Los últimos trabajos de este autor podrían calificarse como brillantes intentos de dilucidar las consecuencias de esta doble hermenéutica en varios campos de investigación, tales como el psicoanálisis en Sobre la Interpretación. Ensayo sobre Freud (1965), la teoría de la metáfora, la historiografía, la ética cabe destacar su reciente obra El yo como otro (1990), la teoría política, la filosofía de la mente y la epistemología. Quizás sus planteamientos más importantes se encuentren en los tres volúmenes de Tiempo y relato, publicados entre 1983 y 1985. En esta obra, Ricoeur ofrece una representación sinóptica de diversas modalidades de la conciencia temporal objetiva y subjetiva, histórica y ficticia, cronométrica y fenomenológica descritas o implícitas en el pensamiento de los historiadores, teólogos, novelistas, artistas y filósofos occidentales desde Aristóteles. La lectura de El yo como otro pone de manifiesto ese amplio equilibrio reflexivo que tan difícilmente se encuentra en la tendencia a la especialización del debate filosófico actual.